Sucesos

UNA HISTORIA DE UNA MADRE QUE DEJO SUS QUIMIOTERAPIAS POR DAR VIDA

Rate this post

Carrie, de 37 años, no solo recibió la lamentable noticia de que su mal crecía, sino que estaba embarazada y que el feto podría morir durante las quimioterapias, que necesitaba la mujer para seguir viviendo.

Sin embargo, la joven madre decidió no realizarse los exámenes para que el feto, de apenas 8 semanas, que llevaba en el vientre continúe con vida. A las 19 semanas de gestación, Carrie fue llevada de urgencia por su esposo Nick al Hospital Universitario de Michigan, Estados Unidos. Desde entonces, la mujer perdió la consciencia.

Tras un fuerte ataque, que obligó a los médicos a remover un pedazo del cráneo de Carrie, y el crecimiento del feto, llegó al mundo la pequeña Life Lynn DeKlyen.

“Fue agridulce. Ella iba a morir. Después del nacimiento, fui a la sala de cirugía y le dije a mi esposa que ya era suficiente. Atravesó muchísimo dolor estos cinco meses. Me senté a su lado todo el tiempo; tomé su mano y la besaba, diciéndole que había hecho bien. Le dije ‘te amo, y te veré en el cielo'”, contó Nick.

Lamentablemente, el pasado 9 de septiembre, tan solo tres días después del nacimiento de Life Lynn, Carrie murió. “Carrie, te queremos y vamos a extrañarte, pero tu legado vivirá”, escribió Nicken Facebook.

Pero eso no fue todo, luego de 14 días de complicaciones, la bebéno soportó más y murió.

“Es con gran tristeza y con mi corazón destrozado que les cuento que Life Lynn murió anoche. Carrie está ahora acunando a su pequeña. No tengo explicación de por qué ocurrió esto, pero sé que Jesús nos ama y algún día lo sabremos. El dolor que sentimos es casi insoportable, por favor recen por nuestra familia”, pidió Nick.

Patricia de Ceballos Gobernadora
Haz click para comentar

Comments

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hacia arriba